Proyectos

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible ganan protagonismo en los informes corporativos

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 metas globales orientadas a erradicar la pobreza, proteger el Planeta y asegurar la prosperidad de todos. Cada objetivo tiene metas específicas, hasta un total de 169, que deben alcanzarse en 2030. La Organización de las Naciones Unidas impulsó está iniciativa en 2015, y con ella se han comprometido los 193 estados miembros de la ONU. Pero para cumplir este ambicioso programa no basta con el compromiso de los gobiernos, sino que es preciso la participación de toda la sociedad civil y los agentes económicos, muy particularmente de las empresas. Esto explica que los ODS tengan un protagonismo cada vez mayor en los informes corporativos que anualmente elaboran y publican las compañías. El 85% de las empresas españolas cotizadas en el Ibex 35 los mencionan en sus informes, pero solo el 40% valora su contribución en términos cuantitativos, y apenas el 7% de los consejeros delegados (CEO) los mencionan en las cartas de presentación de los informes. Hay, por tanto, márgenes de mejora.

Como especialista en reporting corporativo, y como agencia que elabora las memorias anuales de algunas de las mayores empresas del Ibex 35, Europublic tiene una amplia experiencia en la integración de los ODS en los informes corporativos. La utilización de formatos y narrativas digitales nos permite desarrollar planteamientos que ponen de manifiesto cómo esos objetivos se relacionan con las estrategias y las líneas de actuación de las empresas. Estas son cada día más conscientes de la necesidad de analizar los ODS y sus metas específicas para determinar cuáles son los relevantes para la organización, integrarlos en la estrategia de negocio, y elaborar métricas de seguimiento que permitan medir los avances en la contribución de la empresa a los objetivos.

La realidad de las empresas
En 2018, el Pacto Mundial y la Global Reporting Initiative publicaron una guía orientativa sobre la integración de los ODS en el reporting empresarial. Dos de los objetivos eran ayudar a las empresas a priorizar los Objetivos y desarrollar una metodología estandarizada que permitiese ofrecer información comparable y medible. Por otra parte, un reciente estudio de PriceWaterhouseCoopers (PwC) ha analizado cuál es el grado de avance real en su integración en los informes de las grandes empresas. La conclusión es que todavía queda mucho por hacer.

El informe de PwC From promise to reality: Does bunisess really care about de SDG? toma como referencia informes anuales de 729 empresas de 21 países y seis sectores. Según este estudio, el 72% de las empresas mencionan los ODS en sus informes anuales corporativos o de desarrollo sostenible, sin embargo solo el 54% los incluyen como parte de su estrategia de negocio, y apenas el 10% de los CEO los menciona en las cartas de presentación.

La situación en España
La situación de las empresas del Ibex 35 es sensiblemente mejor que la media internacional, puesto que la proporción de compañías que al menos mencionan los ODS se eleva hasta el 85%, y el 55% los incorpora a su estrategia corporativa. Sin embargo, un aspecto en el que las firmas nacionales llevan retraso es la mención de los ODS en las cartas de los consejeros delegados, donde solo se alcanza el 7%. Por otra parte, el 69% de las empresas españolas identifican ODS prioritarios. En este sentido, los más señalados son el número 9 (Industria, innovación e infraestructura); el 13 (Acción por el clima); el 8 (Trabajo decente y crecimiento económico); el 7 (Energía asequible y no contaminante), y el 5 (Igualdad de género).

Otro aspecto peculiar del tratamiento de los ODS en los informes de las corporaciones españolas es que la contribución a aquellos se expresa de forma mayoritaria en términos únicamente cualitativos. Solo el 40% de las empresas del Ibex 35 utilizan indicadores clave de desempeño (KPI) u otros recursos que permiten realizar una medición cuantitativa.

Prioridad creciente
Se estima que los ODS generarán ahorros e ingresos por un importe superior a 12 billones de dólares para 2030. Mediante la identificación y mitigación de los riesgos para las personas y el medio ambiente, y la provisión de nuevos productos y servicios que promuevan el desarrollo sostenible, las empresas pueden obtener beneficios para sí mismas y para los mercados de los que dependen. Además, la creciente importancia que los ODS están adquiriendo en los informes corporativos se explica por la relevancia que les conceden los inversores, como referencia para conocer las implicaciones medioambientales y sociales de la actividad de las compañías, así como de su contribución real a la economía y el empleo.